Todo ese esfuerzo… ¡Para nada!

Tengo muchas ganas de hacer una maestría y estoy interesada en el tema del Big Data por lo que al ver un anuncio en Facebook sobre una maestría de este tema en una universidad en México, de inmediato llamó mi atención.

El anuncio estaba muy bien hecho, tenía la información correcta con el lenguaje correcto, ¡me enganchó de inmediato! Sin dudarlo comencé a llenar el formulario para recibir más información y durante el proceso me topé con 2 gratas sorpresas:

1.- Preguntaban por qué medio me gustaría ser contactada: Mail o teléfono. Eso me pareció genial porque honestamente me choca recibir llamadas, sobre todo porque generalmente te marcan en el peor momento y tratan de convencerte de que compres el producto o servicio a toda costa, lo que se me hace bastante desagradable sobre todo cuando es el primer contacto.

2.- Preguntaban qué información quería recibir. ¡Otro detalle que me pareció fabuloso! Porque me daban la opción de decir qué es lo que en verdad quería saber sin tener que recibir información «de más» o que no fuera útil para mí, lo cual sucede muy seguido.

Cuando di click en el botón «enviar» mis expectativas eran muy altas, de verdad esperaba recibir la información y cerrar con broche de oro mi experiencia, debo confesar que en ese momento las posibilidades de que me inscribiera a la maestría eran muy altas pero 2 días después… ¡Todo cambió!

Resulta que ¡me hablaron por teléfono justo antes de entrar a una junta! y ¡me preguntaron qué quería saber sobre la maestría! Obviamente descargué toda mi furia con el pobre chico que me llamó, sobre todo después de preguntarle por la información que les dejé en el formulario a lo que me respondió: «Solo me pasaron tu nombre y teléfono» MAL, MUY MAL, lo peor ¡era una maestría sobre Big Data, cero credibilidad!

Obviamente mis expectativas cayeron al suelo y en ese instante terminé la llamada sin darle ninguna esperanza al chico de que consideraría su maestría como opción, me sentía tan enojada porque en verdad su estrategia digital estaba muy bien hecha pero un garrafal error de comunicación la echó a perder en menos de 2 minutos.

Lo que esta historia de terror nos deja como lección es lo importante que es:

1.- Conocer todo el proceso que el potencial lead va a vivir, independientemente de si es una experiencia digital o no, esto nos ayudará a tener una mejor planeación para cerrar con broche de oro la experiencia.

2.- Es muy importante tener constante comunicación con las demás áreas implicadas, compartir la información que recaudamos con nuestros esfuerzos digitales, ayudarles a que ellos la entiendan y saquen el mayor partido posible.

Con esto lograremos que la experiencia sea 100% satisfactoria lo que se traducirá en mejores resultados. Sobra decir que obviamente no me inscribí a la maestría.


Hasta la próxima…

Deja un comentario