¿Qué tienen en común una estrategia de Marketing Digital y una serenata?

Cuando hablo de marketing digital me gusta mucho utilizar ejemplos de mi “vida cotidiana” con los que creo que va a quedar mucho más claro lo que quiero explicar, hoy va a ser así, pues resulta que la semana pasada mi papá, mi hermano y yo decidimos llevarle serenata a mi mamá para celebrar su cumpleaños y eso me hizo recordar que hace algunos años alguien hizo eso mismo por mi.

Me puse a pensar en toda la planeación que esto implicó para la persona que lo hizo y no pude evitar

Estos fueron mis hallazgos:

Invirtió tiempo

Yo era fiel a otra marca (tenía novio) pero la empresa (el chico) estaba convencida de que yo era su “cliente perfecto” por lo que invirtió tiempo en conocerme y acercarse a mi. Algunas veces nuestro cliente perfecto no sabe que nuestra marca es la mejor opción para él y es nuestra misión implementar estrategias que hagan que nos vea, que nos considere para que conozca todas nuestras cualidades y si todo sale bien, nos elija.

Para lograrlo, es necesario invertir tiempo en conocerlo, saber qué le gusta, cuáles son sus pasatiempos, lugares favoritos, qué le da miedo, cuáles son sus sueños, en qué trabaja, etc. Esta información nos ayudará a construir nuestro buyer persona y, por lo tanto, a diseñar estrategias que conecten mejor con él.

Puso atención, escuchó

La serenata surgió gracias a una plática que tuve con una amiga en la que hice un comentario que fue el inicio de todo: “Si alguien me lleva serenata y me cantan esa canción, ¡me caso con él!» Y bueno, resulta que llegó mi cumpleaños y ¡pum! me lleva serenata y me cantan esa canción.

La lección de marketing está en que la empresa prestó atención a los detalles, escuchó con atención mis comentarios y esperó el momento perfecto para utilizar esa información, eso es justo lo que los profesionales del marketing debemos hacer, escuchar, sacar ventaja de la información y utilizarla en el momento perfecto.

Eligió el momento perfecto

La serenata pudo haber llegado en cualquier momento, sin embargo, la empresa sabía que mi cumpleaños es una fecha muy especial para mí y esa información hizo que eligiera justo ese día para sorprenderme, ¡se sacó un diez!

Es importante tomar en cuenta todos los elementos y la mayor información posible para determinar cuál es el momento ideal para lanzar cada elemento de nuestra estrategia, créanme eso pude hacer una gran diferencia en el resultado.

En resumen, para diseñar una buena estrategia es necesario que inviertas tiempo en conocer a tu cliente perfecto, escúchalo con atención y utiliza esa información para ofrecerle contenido y experiencias de valor en el momento ideal, con eso lograrás que te voltee a ver y que poco a poco se interese en ti.

Sobra decir que la estrategia de la empresa obtuvo los resultados esperados…

Hasta la próxima.